Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Skip Navigation LinksBoys Town Pediatrics > Knowledge Center > Pediatric Advisor

Encopresis por retener la materia fecal — no han dejado los pañales

(Encopresis from Stool Holding — Not Toilet Trained)

¿Qué es la encopresis?

Un niño que mancha su ropa interior con materia fecal tiene un problema llamado encopresis (se hace encima). Algunos niños tienen encopresis porque tratan de retener las heces a propósito. Esto puede causar estreñimiento, evacuaciones con dolor y también un bloqueo completo (heces impactadas). Los niños que tienen un bloqueo intestinal pierden constantemente heces en pequeñas cantidades (encopresis). Si el bloqueo intestinal persiste por mucho tiempo, el recto y el colon se estiran y cambian de forma, y ya no pueden contraerse para expulsar las heces. Es posible que haya que darle enemas al niño. Para que un niño se desbloquee por completo habrá que darle laxantes o ablandadores fecales durante 3 a 6 meses. Es importante poder reconocer lo antes posible que su hijo se está resistiendo a mover el intestino, y tratarlo vigorosamente.

¿Cuál es la causa?

Alrededor del 5% de los niños se niegan a sentarse en el inodoro para mover el vientre (esto se llama resistencia al entrenamiento para ir al baño). Resisten la autoridad de sus padres y no quieren usar el inodoro. Algunos de estos niños deciden no mover el vientre para no tener que usar el inodoro. Otros niños comienzan a negarse a mover el vientre después de haber sentido mucho dolor al hacer fuerza, y no quieren volver a tenerlo (evitar la repetición del dolor).

¿Cómo puedo tratar el estreñimiento?

  1. Explíquele a su hijo cuál es su meta. Explíquele a su hijo que su tarea es hacer que salga popó todos los días. Dígale: “tu cuerpo hace popó todos los días” y “el popó quiere salir todos los días”. A los niños más grandes, que se sienten incómodos porque se hacen encima, se les puede decir “si haces popó todos los días y mantienes tu cuerpo vacío, no te harás más encima”.
  2. Enemas (limpieza del intestino)

    Si su hijo está atracado (impactado) con material fecal, es posible que necesite un enema para desbloquearlo y para que los medicamentos orales puedan funcionar bien. Los enemas en general no es usan en niños menores de 2 años de edad. Siga las indicaciones de su profesional médico.

    El enema de su hijo es _______________________. La dosis es _____________onzas por el recto. Repita en _____________días.

    Advertencia: Los enemas de fosfato (como Fleet’s enema) pueden tener efectos secundarios serios si se dan en dosis muy altas o más de una vez por día. Siga cuidadosamente las instrucciones del enema.

  3. De los laxantes para mantener vacío el recto. La mayoría de los niños no quieren mover el intestino necesitan un laxante para mantener vacío el recto. Los laxantes (o estimulantes intestinales) hacen contraer el intestino grueso, comprimiendo la materia fecal y empujándola hacia el recto. La mayoría de los laxantes contienen senna, un extracto de planta natural. No tenga miedo que su hijo se haga dependiente de los laxantes (es decir, que sólo pueda mover el intestino si los toma). A los niños se les puede ir quitando los laxantes gradualmente, aun después de haberlos usado por varios meses. El objetivo más importante es mantener vacío el recto hasta que su hijo deje de retener las heces a propósito.
  4. Dele ablandadores fecales para evacuaciones duras. Los ablandadores fecales permiten ablandar la materia fecal y facilitan su paso por el intestino. A diferencia de los laxantes, no causan contracciones ni presión sobre el intestino. Algunos de los ablandadores fecales comunes son el aceite mineral, la leche de magnesia, MiraLAX y productos con alto contenido de fibra.

    Aumente la dosis gradualmente hasta que su hijo tenga 1 o 2 evacuaciones blandas por día.

¿Cómo puedo tratar la retención de las heces?

  1. Transfiera toda la responsabilidad a su hijo. Su hijo decidirá usar el inodoro sólo después de que se dé cuenta que usted ya no está dispuesta a seguir su “juego de caprichos”. Tenga una última plática con su hija sobre el tema. Dígale que su cuerpo produce pipí y popó todos los días, y que le pertenecen a él. Explíquele que su popó quiere ir al inodoro y que su deber es ayudar que el popó salga. Dígale a su hija que lamenta haberla castigado, haberle forzado a sentarse en la bacinica o haberle insistido demasiadas veces. Dígale que de ahora en adelante ya no va a necesitar más ayuda.
  2. Deje de hablar del tema por completo. Deje de hablar sobre ir al baño cuando el niño esté presente. Finja que ya no le preocupa el tema. Cuando su hijo deje de recibir conversaciones sobre ir al baño, decidirá eventualmente ir al baño para llamar la atención.
  3. Casi deje de recordarle que vaya al baño. Deje que su hija decida sola cuando tiene que ir al baño. Ella ya sabe la sensación que le viene cuando tiene ganas de hacer pipí o popó, y dónde queda el baño. Los recordatorios son una forma de poner presión, y la presión causa resistencia en la niña. Deje de hacer sesiones de práctica y no la haga sentarse en el inodoro contra su voluntad, porque esto siempre aumentará su resistencia. Tiene que tener la satisfacción de haber llegado al éxito sin ayuda de nadie.
  4. Pero el negarse a evacuar el intestino puede causar daños físicos, de manera que hay excepciones a la regla de no recordarle más a su hija:
    • Si su hija se queja de dolor abdominal, explíquele cómo lo puede aliviar. Dígale: "El popó quiere salir" o "El popó necesita tu ayuda" o "Si te niegas a ir al baño te dolerá la panza". Ofrézcale ayuda para sentarla en una tina con agua caliente, para relajar los músculos alrededor del ano. Si se niega, dígale "No te puedo ayudar. Tienes que ayudarte a ti misma." Después no preste atención a su hija o hágala pasar tiempo a solas. Dígale que vuelva después que salió el popó. No le brinde atención positiva si se niega a evacuar el intestino.
    • Si nota que su hija se niega a evacuar el intestino, al principio no diga nada para ver si se corrige. Si se niega por más de 5 minutos, recuérdeselo de manera cordial. Dígale primero: "Tu cuerpo te está hablando. ¿Qué te está diciendo?" Si fuera necesario, agregue: "El popó quiere salir de tu cuerpo e ir al inodoro. El popó necesita tu ayuda." Dígale a su hija que sentarse en el inodoro debe ser divertido. Pregúntele qué le gustaría hacer. Si rechaza su oferta de realizar actividades divertidas en el inodoro, no diga más nada y déjelo decidir cómo quiere responder a la presión que siente en el recto.
  5. Cuando su hijo pierda heces, póngalo en penitencia hasta que mueva el vientre. (Solo para niños de 4 años de edad o mayores). Si su hijo es mayor de 4 años de edad y tiene pérdidas de materia fecal, póngalo en penitencia hasta que mueva su intestino. Dígale a su hijo: Cuando pierdes popó, quiere decir que hay mucho popó adentro que está tratando de salir, y necesitas tiempo para pensar cómo ayudar a tu cuerpo a sacarla de allí. Dígale a su hijo que no podrá hacer cosas especiales hasta que tenga una evacuación grande. Sólo podrá salir para hacer cosas esenciales: comidas, ir a la guardería o la escuela, clases programadas (por ejemplo, lecciones de música o eventos de equipo). De lo contrario, pasará tiempo en su cuarto sin televisión, vídeos, juegos de computadoras, visitas de amigos o jugar afuera hasta completar su deber. Use el término "cárcel de popó" para que la intervención sea graciosa y más aceptable para los niños. Puede decirle a su hijo que esto es lo que dijo el doctor, para proteger su rol de aliada del niño. Si su hijo se queja, dele un abrazo y échele la culpa al médico. Si esto no funciona, piense en confinar su hijo al baño, informándole que sólo podrá salir si produce una evacuación de tamaño normal.

    Si su hijo pasa 2 o 3 días sin una evacuación, no deje que haga cosas especiales hasta que tenga una evacuación grande (por lo menos del tamaño de un plátano). Recuerde que el negarse a evacuar hace que la materia fecal salga más larga y ancha. Después de 4 o 5 días, se hará demasiado gruesa para poder pasar por el recto.

    Para niños menores de 4 años, póngales calzoncitos entrenadores (pullups) y aliéntelos a que suelten las heces.

  6. Dé incentivos por usar el inodoro. El objetivo principal es que su hijo deje de retener las heces. Su tarea principal es encontrar el incentivo adecuado. Los incentivos especiales, como las golosinas predilectas o tiempo para ver un vídeo, pueden ser invalorables. Cuando su hija use el inodoro para mover el intestino, al principio no importa que le dé demasiados incentivos (por ejemplo, varios bocados cada vez). Recuerde que los incentivos funcionan mejor si se trata de algo especial que su hijo no recibe todos los días. Si quiere tener éxito, hágale a su hijo una oferta que no pueda rechazar (como ir a un lugar especial). Además aliéntelo en forma positiva, por ejemplo elógielo y abrácelo cada vez que use el inodoro. En los días exitosos, puede por ejemplo tomar 20 minutos más para jugar un juego especial con su hijo o llevarlo a su plaza favorita. Para los niños menores de 4 años de edad, deles incentivos por arrojar heces de tamaño normal en un pañal o pullup si no van a usar el inodoro.
  7. Dele estrellas de premio por usar el inodoro. Compre un almanaque para su hijo y cuélguelo en un lugar visible. Llámelo el diario de Popó Bueno. Hágale poner una estrella en el almanaque cada vez que haga popó en el inodoro. Mantenga un registro del progreso realizado por su hijo hasta que haya pasado 1 mes entero sin incidentes.
  8. Ponga la bacinica en un lugar conveniente. Coloque la bacinica en el cuarto que su hijo usa normalmente para jugar. De esa manera su hijo podrá recordarse visualmente de que la bacinica es una opción que puede usar cuando tenga ganas de ir al baño.
  9. Si fuera necesario, permita que su hijo use pañales o calzoncitos desechables (pullups) para hacer popó. El objetivo es que su hijo quiera evacuar el intestino, en vez de negarse a hacerlo. Si su hijo se niega a sentarse en el inodoro, hacer popó en los pañales es siempre mejor que negarse a evacuar el intestino. Por lo tanto, permítale que use pañales. No obstante, no deje que su hijo use pañales todo el día. Póngale a su hijo ropa interior suelta para que tenga que decidir si usar el inodoro o pedirle un pañal cada vez que tenga ganas de hacer popó. Para que pueda tomar la decisión correcta, ofrézcale incentivos importantes (por ejemplo, una visita al restaurante predilecto o a la juguetería) por hacer popó en el inodoro. Ofrezca incentivos menores (por ejemplo, una golosina) por hacer popó en el pañal. Al ponerle ropa interior también le está dando un incentivo para mantener el control de su orina y no mojarse.
  10. Si se hace encima, ayude a su hija a cambiarse de ropa. No lo pase por alto. Su papel principal en este programa es hacer cumplir la siguiente regla: "la gente no puede caminar con los pantalones sucios de popó". Su hijo necesitará su ayuda para limpiarse hasta por lo menos los 6 años de edad. Cámbiele los pantalones rápidamente y de forma neutral. Si su hijo se niega a que lo cambien, haga que pase tiempo en su cuarto hasta que esté listo para aceptarlo.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante el horario de consulta normal si:

  • Cree que su hijo tiene otro bloqueo de materia fecal
  • Las evacuaciones de su hijo le siguen doliendo
  • Usted tiene otras preguntas o inquietudes.
Written by Barton D. Schmitt, MD, author of “My Child Is Sick,” American Academy of Pediatrics Books.
Pediatric Advisor 2015.3 published by RelayHealth.
Last modified: 2014-08-13
Last reviewed: 2015-06-11
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 Barton D. Schmitt, MD FAAP. All rights reserved.
Page footer image