Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Skip Navigation LinksBoys Town Pediatrics > Knowledge Center > Pediatric Advisor

Estrés en niños y adolescentes

(Stress in Children and Teens)

¿Qué es el estrés?

El estrés es la forma que tiene el cuerpo de responder a cualquier tipo de demanda. Cuando su hijo se siente estresado, su cuerpo libera químicos en la sangre. Estos químicos le dan la energía para luchar o escapar. Esto ayuda si su hijo se encuentra en peligro físico. Pero el estrés causado por cosas contra las cuales su hijo no puede luchar o de las cuales no puede escapar significa que estos químicos no tienen adónde ir. El cuerpo de su hijo responde elevando la presión sanguínea y haciendo trabajar más al corazón. Este tipo de estrés puede afectar la salud física y mental de su hijo. Muchas consultas a los profesionales médicos son por afecciones relacionadas con el estrés.

¿Cuál es la causa?

El estrés puede estar causado por experiencias buenas y malas. Ir a la escuela, comenzar un nuevo empleo, tener una cita y enfrentar una enfermedad pueden ser situaciones estresantes. Todos tenemos algún tipo de estrés en nuestra vida, y un poco incluso puede ser bueno para nosotros. Algunos niños afirman tener mayor rendimiento si tienen un plazo límite. Pero demasiado estrés es perjudicial.

Todo lo que su hijo vea como un problema puede provocarle estrés. Diferentes cosas pueden causar estrés a otros niños. El estrés puede ser causado por problemas cotidianos como también por grandes problemas que incluyen:

  • Un cambio en la vida familiar, como una mudanza, un divorcio, una enfermedad grave, una muerte o un nacimiento
  • Abuso
  • Hostigamiento
  • Preocupaciones acerca del rendimiento y de lo que piensan otras personas
  • Discusiones familiares
  • Duelo o pérdida
  • Hacer nuevos amigos o tener discusiones con amigos actuales
  • Presión de los pares para hurtar, fumar cigarrillos o consumir drogas
  • Problemas en la escuela
  • Problemas con las finanzas familiares
  • Eventos sociales como fiestas y citas
  • Desastres naturales o provocados por el hombre

Muchos eventos estresantes en poco tiempo pueden afectar a su hijo en mayor grado. Algunos medicamentos, como los estimulantes, pueden empeorar el estrés.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del estrés pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de espalda, dolor de cabeza o dolor de estómago
  • Cambio en el apetito, acidez gástrica o descompostura estomacal
  • Cambio en los hábitos de los intestinos o la vejiga
  • Irritabilidad
  • Poca energía
  • Tensión muscular
  • Problemas para concentrarse o recordar cosas
  • Problemas para dormir o cansancio
  • Aumento o pérdida de peso

¿Cómo se diagnostica?

El profesional médico le hará preguntas acerca de los síntomas de su hijo y lo examinará. El estrés puede causar síntomas comunes, como dolores de cabeza o problemas digestivos, que pueden tener muchas causas posibles. El profesional médico se asegurará que su hijo no tenga una enfermedad que pueda provocar los síntomas.

¿Cómo se trata?

Terapia

La terapia (individual, grupal o familiar) puede ofrecer apoyo y ayudar a reducir los miedos y las preocupaciones.

Medicamentos

Se pueden recetar medicamentos para ayudar a reducir los síntomas de depresión o ansiedad y ayudar a su hijo a manejar el estrés. Los medicamentos generalmente se utilizan durante un corto período de tiempo para ayudar hasta que se resuelva el estrés.

Ejercicio

El ejercicio es una muy buena forma de aliviar el estrés. La actividad física aumenta los químicos en el cuerpo, denominados "endorfinas", que ayudan a su hijo a sentirse bien. Concentrarse en jugar al fútbol o hacer aeróbicos también puede ayudar a su hijo a olvidar pensamientos molestos por un rato. El ejercicio también puede aliviar la tensión muscular, ayudar a su hijo a sentirse más enérgico y ayudarlo a dormir mejor.

Aliente a su hijo a empezar un deporte, unirse a un grupo que practique ejercicios, hacer yoga o caminar al menos una milla al día. Encuentre una actividad que su hijo disfrute y que lo ayude a relajarse. De nada sirve que su hijo se sienta más estresado por tratar de adaptarse a un programa de ejercicios.

Relajación

Para aprenderlas, las técnicas de relajación deben practicarse. Aprender a relajarse puede:

  • Ayudar a su hijo a dormir mejor
  • Quitar los pensamientos molestos de la mente de su hijo
  • Ayudar con los síntomas físicos disminuyendo el ritmo cardiaco, la presión arterial y la tensión muscular

Las técnicas de relajación incluyen:

  • Respiración profunda (concentrarse en hacer respiraciones profundas y lentas)
  • Imágenes mentales (imaginarse en un lugar tranquilo, permitiendo que los músculos se relajen)
  • Atención (concentrarse solo en el ahora, sin juzgar ni pensar en el pasado o el futuro)
  • Relajación progresiva de los músculos (tensar y relajar el cuerpo, un grupo muscular a la vez)

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Apoye a su hijo. Permita que su hijo hable sobre los acontecimientos o cambios estresantes. El apoyo y la comprensión que le brinde a su hijo podrán ayudarlo a manejar el estrés. Asegúrese de que se hijo pase tiempo con sus amigos. Hablar de las cosas con los demás puede ser de ayuda.
  • Ayude a su hijo a manejar el estrés.
    • Procure identificar la causa del estrés. Luego, busque la mejor manera de manejar el estrés junto a su hijo.
    • Enseñe a su hijo maneras de resolver los conflictos. Cuéntele a su hijo sobre momentos en los que estuvo enojado y estresado y qué hizo. Dé ejemplos de qué puede hacer su hijo en una situación similar.
    • Permita que su hijo tome decisiones simples cuando sea apropiado. Debido a que el estrés suele hacer que un niño se sienta impotente, puede ayudar a sus hijos demostrándoles que tienen el control sobre ciertos aspectos de su vida. Por ejemplo, tal vez podría dejar que su hijo decida qué quiere cenar o qué quiere hacer durante el día.
    • Aliente a sus hijos a que actúen de la mejor manera posible, pero intente no presionarlos ni hacerlos sentir que usted se desilusionará mucho si no lo logran. Ayúdelos a fijar metas que puedan alcanzar. Ayúdelos a aprender a decir "no".
    • Ayúdelos a equilibrar su tiempo y procure que hallen momentos para hacer ejercicio, descansar, relacionarse con amigos y disfrutar momentos de diversión.
    • Mantenga una agenda regular; por ejemplo, que coman las comidas a la misma hora del día y se acuesten a la misma hora todas las noches.
  • Cuide la salud física de su hijo. Asegúrese de que su hijo consuma una dieta saludable, descanse lo suficiente y haga ejercicio todos los días. Enséñele a los niños y adolescentes a evitar el alcohol, la cafeína, la nicotina y las drogas.
  • Controle los medicamentos de su hijo. Para evitar problemas, infórmele a su profesional médico y farmacéutico sobre todos los medicamentos, remedios naturales, vitaminas y demás suplementos que su hijo toma.
  • Hable con su profesional médico o terapeuta si tiene alguna pregunta o si los síntomas de su hijo parecen empeorar.

Consiga atención de emergencia si el niño o adolescente tiene ideas de cometer suicidio, de lastimarse a sí mismo o de lastimar a otras personas.

Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.3 published by RelayHealth.
Last modified: 2012-04-04
Last reviewed: 2014-01-27
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image