Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Skip Navigation LinksBoys Town Pediatrics > Knowledge Center > Pediatric Advisor

Cuidado de la traqueotomía

(Tracheostomy Care)

¿Qué es una traqueotomía?

Una traqueotomía es una operación para hacer una pequeña abertura en la parte delantera del cuello de su hijo y hasta el tubo respiratorio (la tráquea). Después se coloca un tubo a través de la abertura hasta dentro de su tráquea. El tubo mantiene abierta la vía respiratoria de su hijo y le ayuda a respirar permitiendo que el aire entre y salga de los pulmones.

Antes de que su hijo salga del hospital tras una traqueotomía, usted debe aprender los cuidados de la misma. Estas incluirán:

  • Asegurarse de que el aire que respira su hijo es suficientemente húmedo. La humedad ayuda a proteger el revestimiento de los pulmones de su hijo y a que la mucosidad y los fluidos (secreciones) sean menos densos. Si el aire está muy seco, las secreciones pueden volverse muy densas y ser difíciles de expulsar por la boca. Pueden bloquear la cánula y dificultar la respiración.
  • Eliminar las secreciones de la vía respiratoria (aspiración). Con la aspiración es menos probable que la mucosidad bloquee la cánula.
  • Limpiar y cambiar la cánula frecuentemente. Es posible que tenga que limpiar, desinfectar y reutilizar las cánulas.

Practique con el profesional médico de su hijo para aprender el cuidado de la cánula.

Humidificación

Antes de que su hijo salga del hospital, su profesional médico o el personal del hospital le ayudarán a conseguir cualquier equipo que necesite tener en su hogar.

Humidificador: Un humidificador es una máquina que aumenta la humedad del aire cerca de la abertura de la cánula. Use el humidificador siguiendo las recomendaciones de su profesional médico.

Deberá limpiar y desinfectar el humidificador al menos una vez por semana, según las instrucciones del fabricante.

Intercambiador de humedad y calor (HME, por sus siglas en inglés): Si las secreciones de su hijo son poco espesas y su respiración es normal, tal vez su hijo esté listo para usar un HME. Un HME es un filtro que encaja en el extremo de la cánula. El HME acumula humedad y calor del aire que su hijo respira hacia afuera y le agrega calor y humedad cuando su hijo respira hacia adentro.

Los HME descartables solo se usan una vez. Debe tirarlos cuando la mucosidad los obstruya. Un HME reutilizable tiene piezas de plástico que se pueden lavar y un filtro descartable.

Un HME se suele usar cuando su hijo está despierto y activo. Al empezar a usar el HME, su hijo deberá incrementar lentamente el tiempo que lo usa. Si las secreciones no son muy espesas, su hijo podrá usar el HME por periodos más largos.

Si la mucosidad de su hijo se espesa demasiado al usar el HME, tal vez necesite:

  • Usar un humidificador de 30 a 60 minutos para ayudar a que la mucosidad sea menos densa.
  • Usar un nebulizador por 10 a 15 minutos con agua en la taza de medicamento y un collarín de traqueotomía. Un collarín de traqueotomía es una mascarilla blanda de plástico que se pone sobre y alrededor del tubo de traqueotomía para aportar humedad.
  • Beber más líquido para mantener la mucosidad fluida, a menos que su profesional médico le límite a su hijo el consumo de líquidos.

Aspiración

La aspiración ayuda a evitar que la mucosidad bloquee la cánula y facilita la respiración. Solo debe usarse si su hijo no puede expulsar las secreciones por la boca. Es una buena idea succionar antes de alimentar a su bebé para prevenir problemas y ayudarlo a dormir.

La frecuencia de la aspiración dependerá de la cantidad de la mucosidad que tenga su hijo, de su espesor y de lo bien que este pueda respirar. Es normal que el cuerpo produzca saliva y expulsar la mucosidad por la boca. Si aspira demasiado, puede que su hijo no tenga humedad suficiente en las vías respiratorias. Los signos de que su hijo necesita aspiración son, entre otros:

  • Gorjeos o ruidos burbujeantes
  • Tos o sibilancias
  • Dificultad para respirar o respiración acelerada

La aspiración debe hacerse antes de comer para no vomitar durante la misma.

Su profesional médico le mostrará cómo se aspira la cánula. Asegúrese de que comprende los pasos de la aspiración y practica en el hospital antes de hacerlo en el hogar.

Antes de cada aspiración, asegúrese de que tiene todo el equipo necesario. Necesitará una máquina de aspiración con un tubo que se conecta a un tubo de aspiración descartable (catéter). El catéter se inserta a través de la abertura de la cánula hasta la vía respiratoria para eliminar la mucosidad y los fluidos. También necesitará agua para enjuagar el tubo.

Los catéteres se pueden reutilizar siempre que el tubo conserve su transparencia y flexibilidad. Enjuague el catéter con agua y déjelo secar al aire antes de guardarlo en un lugar limpio y seco. Se puede utilizar peróxido de hidrógeno para enjuagar cánulas con secreciones densas. También enjuague con agua el catéter justo antes de usarlo.

Limpie el catéter, la máquina de aspiración, el tubo y cualquier otra pieza que haya estado en contacto con las secreciones regularmente. El proveedor del equipo le indicará cómo y cuándo hay que hacerlo.

Las secreciones normales son transparentes o blancas y fluidas o poco densas. Si las secreciones de su hijo son muy densas, tal vez necesite aspirar 2 o 3 veces. Su hijo deberá descansar e inspirar profundamente durante al menos 30 segundos antes de reanudar la aspiración. El mejor modo de lograr que la mucosidad sea poco densa y fácil de aspirar es usar un humidificador e ingerir muchos líquidos.

Entre los signos que indican que su hijo no ingiere líquidos suficientes están orinar menos de 3 veces al día, orina de color amarillo oscuro y orina con un fuerte olor a amoniaco.

Observe detenidamente la mucosidad y el líquido extraídos de la cánula por si hubiera signos de infección. Durante 1 o 2 horas después de que se despierte su hijo, la mucosidad y los fluidos pueden ser de color verde o amarillo claro, pero las secreciones pronto deben volverse transparentes o blancas. Llame al profesional médico de su hijo si:

  • La mucosidad es más amarilla o verde de lo normal.
  • Su hijo tiene fiebre o está vomitando.
  • La mucosidad huele mal.
  • Hay sangre de color rojo intenso en las secreciones. (Que haya unas pocas rayas de sangre o un tono rosáceo pálido en el catéter puede ser normal después de un cambio de cánula.)

Consulte con su profesional médico si tiene preguntas o inquietudes acerca de la aspiración.

Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.3 published by RelayHealth.
Last modified: 2014-06-19
Last reviewed: 2014-04-24
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image