Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Skip Navigation LinksBoys Town Pediatrics > Knowledge Center > Pediatric Advisor

Tos ferina (Tos convulsa)

(Whooping Cough, or Pertussis)

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina es una infección pulmonar. Se llama tos ferina por el sonido de la respiración que tiene el niño después de un episodio de tos. También se llama pertussis.

Generalmente, los adultos pueden recuperarse de la tos ferina, pero es una enfermedad muy peligrosa para los bebés. Las complicaciones de la tos ferina incluyen pulmonía, convulsiones y muerte.

¿Cuál es la causa?

La tos ferina es causada por una bacteria llamada Bordetella pertussis. Los niños pueden infectarse al respirar la bacteria de alguien que está estornudando o tosiendo. Cuando los adolescentes o adultos tienen tos ferina, suele ser una enfermedad similar a un resfrío leve, de modo que no saben que tienen la bacteria y pueden transmitirla a bebés y niños.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas suelen ser goteo nasal, tos moderada y enrojecimiento de los ojos. La tos puede durar un par de semanas. Cuanto más joven sea su hijo, más severa puede ser la infección. La tos puede empeorar. Puede causar vómitos. La cara de su hijo puede ponerse roja o azul. Los episodios de tos en general son peores de noche. Los bebés pueden tener episodios en los que dejan de respirar.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le hará preguntas sobre la historia clínica y los síntomas de su hijo y lo examinará. Puede que su profesional médico obtenga una muestra de mucosidad de la nariz de su hijo para comprobar si hay bacterias.

¿Cómo se trata?

El profesional médico de su hijo le puede recetar medicamentos antibióticos. El medicamento puede ayudar a reducir la severidad de la enfermedad, pero no la va a curar de inmediato. Como la tos ferina es una enfermedad muy grave en los bebés, los bebés quizás se tengan que quedar en el hospital para recibir tratamiento.

Todas las personas en contacto cercano con su hijo tendrán que tomar un antibiótico para no enfermarse y no transmitir la bacteria a otras personas. Esto incluye a las personas que viven con su hijo y aquellas encargadas de su cuidado.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Si el aire del dormitorio de su hijo es seco, un humidificador del ambiente de aire frío puede humedecer el aire y facilitar la respiración. Asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante para limpiar el humidificador a menudo para que las bacterias y el moho no puedan crecer. También puede abrir el agua caliente de la ducha o bañera para aspirar vapor en el cuarto de baño. Si su hijo tose mucho o tiene problemas para respirar, haga que se siente en el baño lleno de vapor por 10 a 15 minutos.
  • Se puede usar succión leve con una pera de goma para quitar la mucosidad. El agua salina puede ayudar a adelgazar la mucosidad en la nariz y garganta para que sea más fácil extraerla.
  • No de medicamentos contra la tos a niños menores de 4 años de edad. Si su hijo está entre las edades 4 y 6, pregúntele a su profesional médico antes de darle un medicamento contra la tos. Puede darles medicamentos contra la tos a niños mayores de 6 años de edad, pero no se ha demostrado que estos medicamentos sean de ayuda.
  • Se ha demostrado que la miel puede ayudar aliviar la tos pero no se le deberá dar a los niños menores de 1 año a causa del riesgo de botulismo.
  • Aliente a su hijo a que tome mucho líquido para ayudar a soltar la mucosidad y expulsarla más fácilmente al toser. Los líquidos también pueden ayudar a que su hijo respire mejor.
  • Asegúrese de que su hijo descansa bastante.
  • Mantenga a su hijo lejos de las cosas que pueden desencadenar tos, como humo, perfumes o contaminantes.
  • Siga las indicaciones del profesional médico de su hijo. Pregúntele a su profesional médico:
    • Cómo y cuándo le informarán de los resultados de las pruebas de su hijo
    • Cuánto tardará su hijo en recuperarse
    • Qué actividades debe evitar su hijo y cuándo puede retomar sus actividades normales
    • Cómo cuidar de su hijo en el hogar
    • Ante qué síntomas o problemas tiene que estar alerta y qué hacer si su hijo los tiene
  • Asegúrese de saber cuándo debe regresar su hijo a revisión.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la tos ferina?

La vacuna contra la tos ferina ayuda a proteger contra la tos ferina y forma parte de las vacunas DTaP que le darán a su hijo a partir de los 2 meses de edad. Los bebés deberían recibir 3 vacunas DTaP durante su primer año de vida, seguidas de vacunas de refuerzo según se van haciendo mayores.

La tos ferina es una enfermedad muy peligrosa y puede matar a los bebés. La vacuna DTap es muy segura y efectiva en la prevención de esta enfermedad. El riesgo de tener problemas o daño de largo plazo debido a la vacuna contra la tos ferina es muy bajo. El profesional médico de su hijo analizará con usted los efectos secundarios posibles.

Una vacuna de refuerzo contra el tétano-difteria-tos ferina llamada la inyección de Tdap se debe poner a la edad de 11 o 12 años. Las personas adultas y los adolescentes que no recibieron la vacuna de refuerzo a esta edad debed ponerse una inyección Tdap una vez, especialmente si la familia está esperando la llegada de un bebé. Cualquier persona en contacto cercano con bebés debe estar al día con la vacuna contra la tos ferina.

Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.3 published by RelayHealth.
Last modified: 2014-11-04
Last reviewed: 2014-09-22
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image